Nunca


Nunca te dejé escapar.
Porque nunca este Amor fue una jaula.
Este amor nació para darnos alas, ganas, fuerzas.
Y llenar nuestras copas de alegría. Y vaciar nuestras mochilas de dudas.


Nunca nos pusimos nombre, ni etiqueta.
Nunca nos pertenecimos.


Siempre dejando claro que volveríamos el uno al otro, el otro al uno, cuando lo considerásemos oportuno.


Por eso es que éramos tan peligrosos, porque nunca habíamos estado con alguien tan distinto a nosotros mismos, tan igual a lo que en realidad somos.

Pero yo nunca te deje escapar.
Porque nunca te consideré una propiedad, ni siquiera un acompañante.


Siempre supe de tu carácter efímero,                                               
por mucho que me empeñase en ocultarlo, en ocultarme.

Y a estas alturas del partido he descubierto que:
Nuestro amor volará aun cuando nuestras alas desfallezcan.
Nuestro amor nos querrá aun cuando nuestros corazones dejen de latir.
Nuestro amor luchará aún cuando nuestras fuerzas sean inútiles.
Nuestro amor no nos dejará escapar.
Porque nuestro amor,
En el más estricto de sus sentidos,
Nos dio libertad,
Es
LIBERTAD

 disponible en Antología del Amor