Tempo lento

A tempo lento. Una habitación desde la que cristalizan nuestros sueños.

Ecos sordos en el vacío. Sonríe Madrid. Estamos huecos. Horas muertas en el sillón. Te leo entre versos.

Niño de masas enfurecidas. De gritos de amores temporeros. Te miro mientras mil luces te rodean. Yo solo te quiero cuando el contador marca cero.

Tempo lento entre rugidos. Te quiero invitar a cenar. Culpa de quien me ha traído a este cuarto. Entre luces de Gran Vía te voy a retratar.

No me quieras de tirada. Ni me intentes subestimar. Ay niño, niño, niño, qué ganas estas de que te dejes encontrar.

Jaula de sueños perecederos. Ligera de equipaje. Melena de mar. Yo te comparto este ratito un cuento. Y a cambio tú me vienes a cantar.

De susurros de Neruda, ven que te verso, no te vayas a achicar. Ay niño dulce, frágil y tierno. Si existiera el tiempo, no me marcharía jamás.

Catarsis del primer encuentro. Ahora otros miran desde el ventanal. Y qué más me da si los ojos son míos. Y qué más les da si te quiero besar.

Ay niño loco, niño músico, niño tierno. Entre letras de Lorca yo te pude adivinar.

A tempo lento, gritos de silencio. Esta noche te voy yo a versar. Desde un cuarto donde cristalizan nuestros sueños te quiero invitar a cenar.