No sé llorar, pero sé escribir.

Y, en este corazón, como en estos versos, todo acaba en agua salada: ya sea de tinta o de mar.