Serenata barata de barniz estival

Yo me colgué de tus dentales de fierro
Me encomendé a la Luna de luces de abril
Mientras lloraba el cielo en pleno aguacero
Tejí un par de letras para hacerte venir

Los cristales tintados delatan la injuria
Entrega inocente y mirada febril
Si las segundas partes se escribiesen con tinta
Me derramaría en papel como poeta senil

Serenata barata en un barco turquesa
Te miro y me buscas, no vuelvas a huir
Tú de guitarra, yo de quien versa
Me deshago en los trastes de un junio dadil

No canta Mayer ni Lorca recita
Se han callado los ecos de quienes fueron aquí
Tú y yo de luto como almas dispares
Cesa el silencio y te acercas a mí

Corazón de cristal y mirada de azufre
Te tejo de versos y te atrapo en un sí
No me niegues un baile que ya llega enero
Y me duelen los labios de acero y marfil

Te espero en el banco donde dibujaste
Tu último adios de caricia gentil
Donde noviembre y su llanto se visten de agosto
Y descansa apacible el amor y su cenit

Cavilaciones sobre memorias estivales.