Crystal tempore

[Miro tu foto y mi Alma se desdobla,
siento tu caricia, maternal, atravesando mi diafragma.
El dolor que flagela desaparece tras tu mirada,
y yo, triste mortal, desvelo la fragilidad de la vida carnal]

Allí donde Lorca recita grácil Luna. Donde Márquez teje un amor inmoral. Donde los dioses son encarnaciones sacras. Allí vuelas libre para poder descansar.

Y yo que te atrapo en versos sin cuna,
que tejo mi poesía con pudor febril,
te regalo mi Alma, mi vida y su cortejo,
te beso con los labios de acero y marfil.

[Tú de plata y fina seda,
qué belleza tan leal,
él te mira y te entrega
su corazón y bondad].

Dónde sea que viajes ven a verme
y deshaz, fastuosa, vil misterio. Pies de escarcha, sal de hielo, beso eterno sobre el cielo.

[Cielo Cielo].

Te quiero con Alma, cuerpo y corazón.
Te quiero con la Luna ciega de testigo.
Que vele por ti cada paisaje eterno
para ser, cautiva, de nuestro amor el sino.