Aforismo versado

Las lágrimas brotaron como sordos delirios.
Los días, translúcidos, mermaron hacia formas inconexas.
El ávido sabor de la vida se torno frugal.
Y el beso del pelaje helado y la hilera de marfil fue mortal.