Sonambulismo de ciudad marchita

Volví a la ciudad y el cielo se rompió sobre mis hombros.

Lloraron sus lágrimas la pena de mi corazón. Y en la retina de mi ventana descubrí que el Amor por mi Mar me había dejado deambulando desnuda por la ciudad.

26 de agosto. Vivo y muero sobre el asfalto de mi mar.

Ya me lo advirtió Sabina

Carmesí de las cien baladas que ensordecí. Penitencia de mis desvaríos. Me mato contigo aquí. Susurra Sabina tras el portón. Oídos sordos a quién canta. Esquela de beso sobre tu pecho desnudo. Supiste a dolor. Ni hubimos de morir, ni nos mató. A regocijo de él supimos vivir. Para enraizarme en ti de madrugada. Y…

Leer Más

Pura vida

Pura vida, morena. Que arrastras tu piel salada mientras suave, paseas negros dardos, tu mirada. Pura vida, morena. Quién fuera el Mar que te envuelve la Tierra que tus manos siembran el Fuego que tus pies desprenden. Pura vida, morena. Los frutos de tu vientre que maduros y sin dicha son testigos del dolor que…

Leer Más